¡No quiero un hijo!

martes, 24 de noviembre de 2020

 Después de mi ultima publicación (2016) recordé que tenía este blog y me dieron ganas de volver a desahogarme un rato, y entré al blog y me encontré en los borradores con este título de algo que quise escribir hace casi 5 años atrás pero que, por algún motivo, quedó en el borrador. Lo gracioso de esto, es que recuerdo perfecto por qué puse esto acá y lo que quería escribir, así que ahí voy:

Hace como 4 años atrás -y siguiendo en la línea de Tinder- conocí por la app a un chiquillo, unos 6 años mayor que yo (en ese entonces yo tenía 29 y él, 35), él profesional, vivía solo, etc... hasta ahí, cumplía con los "mínimos". Salimos la primera vez para conocernos y me tincó: físicamente era muy piola, nada del otro mundo, pero en medio de la conversación se me hizo inteligente... me explicó unas cosas que veía en su trabajo, y a mí, se me hizo algo muy complejo, así que inmediatamente me llamó la atención (había un ápice de admiración y eso me despierta siempre "algo"), así que después de una larga velada, quedamos de volver a vernos... Digamos, que recuperó los puntos perdidos, porque en esa primera cita llegó casi 45 minutos tarde!!! (debí haberme ido, pero me decía por wsp que ya llegaba, que le quedaban 5 min, etc... y le di la oportunidad). 

El orden de las siguientes citas ya no los recuerdo bien, pero la tónica era la misma: llegaba MUY tarde a todo, incluso una vez yo fui a su departamento y me dejó esperando en el living mientras él se bañaba!!! Idiota yo, para esas alturas, seguir saliendo con él. Esos malos ratos los compensaba siendo muy caballero, muy atento, nunca me dejaba pagar la cuenta, si algo me gustaba inmediatamente me ofrecía regalármelo... en fin. Tampoco aceptaba esas cosas, sí que pagara la cuenta cuando salíamos, pero era demasiado compromiso aceptarle que me comprara cosas cuando recién nos estábamos conociendo.

Pero aquí viene la parte peor, por la que escribí esto: Un día me escribe y me dice que estaba empezando a resfriarse... seguramente le dolía la garganta y andaba medio congestionado, nada del otro mundo (era un mundo libre de pandemia, solo resfríos comunes), y yo, como buena farmacéutica, le digo que vaya a la farmacia que tenía en frente y se comprara: Trioval, caramelos de propóleo o similares, y un jarabe para la tos, por si le venía mas fuerte. Además, podía tomar Ibuprofeno si le dolía mucho la garganta (en verdad, no se necesita ser QF para saber que eso necesitas tomar, es lo obvio). Y además, le dije que se preparara una comida caliente, una cazuela o sopa de pollo (a esas cosas les tengo mucha fe, como dicen "levantan muertos"). La cosa es que al día siguiente hablamos, y me dice que está peor, le pregunto si se compró lo que le dije y si se hizo comida y me dice que NO, que se siente muy mal, que está solo... Insisto en que lo haga... Al día siguiente, mismo show, pero ahora me dice que está mucho más mal, que sólo ha comido yogurt y que no ha tomado nada.... y yo con cara de póker "este me está dando la lata"... Obvio ya no lo pesqué más, si no se quiere cuidar, cosa de él. Digo, es un simple res-fri-a-do!! Yo he ido a trabajar estando literalmente pa la cagá y me las arreglo solita sin darle pena a nadie. La cosa, es que entremedio de las conversaciones, quedamos en vernos el día sábado para almorzar, en teoría para el sábado ya debía estar mejor. La última vez que hablamos fue un miércoles y después de eso me aburrí de seguir diciéndole que hacer, pero asumí que la cita del sábado seguía en pie. Obviamente no llegó al encuentro, y a mi me dio igual... me fui a vitrinear por ahí y volví a mi casa.

A la noche me habla, y aquí viene el show: Me dice que estuvo MUY mal, que CASI tuvo que ir a la clínica, que un amigo lo fue a ver y yo "Brillé por mi ausencia".... o sea WHAT?! y ahí lo mandé a la punta del cerro. Le dije que obviamente no iba a ir a verlo (lo conocía hace dos semanas) y lo lógico era que se cuidara si quería verme y no esperar a que yo fuera a hacer de MAMÁ a cocinarle y darle el jarabe en la boca. No éramos nada, a penas llevábamos unas 5 citas!! Esos cuidados nunca los he tenido con nadie, solo con mi familia directa, incluso, ni en los casi 5 años de pololeo que tuve hice eso, porque era deber de cada uno cuidarse y no enfermar al otro. 

Ahí me di cuenta que él buscaba una mamá, una mujer protectora. Era de los hombres que buscan refugio en una mujer y ser ellos los "débiles" de la relación. Y eso no lo digo a partir de la experiencia, sino que después (de mandarlo a la shit) me dedicó una canción de Cristina y los Subterráneos que llama "Alguien que cuide de mi". La letra dice "que en sus brazos me sienta una niña pequeña... alguien que cuide de mi"... o sea, NOT. No estoy para esas, si yo quisiera una niña pequeña a quien proteger, sería a una hija o de lleno, tendría q ser lesbiana y buscarme una mina, pero bueno, no me gustan las mujeres, me gustan los hombres que se sepan hombres!! La niña soy YO!! 

Bueno, esa experiencia me sirvió para tener una nueva alarma de "hombre busca mamá alert". 

Usted no sea así por favor!!